Connecting Software contrata y apunta a la cadena de bloques

Ruben Pires - Jornal Económico PT

Descargar PDF
Artículo original

Una empresa tecnológica creada por el austriaco Thomas Berndorfer quiere internacionalizar su equipo, mitad extranjeros y mitad portugueses. Y pretende transformar Madeira en una "isla del silicio".

Connecting Sofware, empresa instalada en la Zona Franca de Madeira y con presencia en Austria, Eslovaquia y Estados Unidos, quiere reforzar su equipo en la región autónoma de Madeira, pasando de 14 a 20 personas, y apostar fuerte por el Internet de las Cosas (IoT) y el blockchain. El traslado a unas instalaciones más grandes también forma parte de los planes para este año.

Los planes de la empresa incluyen también más recursos humanos para que el equipo de Madeira sea más internacional, con una proporción de 50% extranjeros y 50% portugueses.

El objetivo es sencillo: "Queremos elevar la calidad en Madeira, traer más calidad del extranjero. Con esto, los madeirenses empiezan a pensar en términos internacionales: somos una empresa internacional", dice Thomas Berndorfer, director general y fundador de Connecting Software.

La integración representa 25% de gasto en TI

Uno de los ejes de la empresa tecnológica instalada en la Zona Franca de Madeira es resolver los problemas de integración.

"El problema de la integración es común. Tenemos más aplicaciones y tenemos que ser más productivos. 25% del gasto en tecnologías de la información (TI) se destina a la integración. Un teléfono móvil se integra con varias aplicaciones y tecnologías. Todo tiene que estar integrado. Queríamos construir algo que resolviera las cosas y las hiciera más sencillas. Hay otras soluciones en el mercado, pero son muy complejas. Queríamos que cualquier desarrollador pudiera hacer la integración. Ese era el objetivo. Queríamos reducir la complejidad de los proyectos de integración", dice el director general de Connecting Software, explicando la idea inicial que llevó a la creación de la empresa.

"Somos como un traductor entre programas informáticos. Los programas tienen lenguajes diferentes. Nosotros ayudamos a que los programas hablen entre sí con más facilidad", añade.

Connect Bridge, la plataforma de Connecting Software que sirve de "traductor", cuenta ya con más de mil instalaciones y más de 70 socios que la promueven, entre ellos empresas como Microsoft, SoftwareONE, ORBIS y OranguTech.

"Vendemos globalmente sin ser globales. Tenemos un equipo de marketing que crea contenidos y la gente los encuentra. Somos una especie de pescadores. Hacemos contenidos para que la gente que tiene un determinado problema nos encuentre. Pueden probar el producto de forma gratuita y, si les gusta, pueden comprarlo", explica el director general.

Internet de las cosas y "blockchain" son apuestas

La autentificación de documentos mediante la tecnología blockchain será una de las apuestas de Connecting Software. "Imagina que de repente te encuentras inundado de miles de documentos y no tienes forma de saber si son auténticos, e incluso estando seguro de su autenticidad, no tienes la herramienta adecuada para realizar esa verificación. Connecting Software quiere dar respuesta a este problema a través de un mecanismo que valida y asegura que el documento que tienes entre manos es efectivamente auténtico, en un procedimiento que te permite validar casi al instante esos miles de documentos. Con la tecnología blockchain, podemos demostrar que todo el proceso es correcto", subraya Thomas Berndorfer.

Connecting Software impulsa la autenticación de documentos mediante la tecnología blockchain y el uso del Internet de las Cosas para conectar el software empresarial y el mundo industrial

El empresario cree que este mercado será de extrema relevancia en los próximos años. "Actualmente, el mercado está valorado en unos 10.000 millones de euros, y dentro de seis años, la expectativa es que crezca hasta los 260.000 millones de euros. El blockchain tendrá un gran impacto en la economía. Seremos uno de los grandes pioneros, con una solución "out of the box" para crear sellos y ponerlos en la cadena de bloques. Somos una empresa que se mueve muy rápido. La idea de cómo utilizar la cadena de bloques económicamente aún no está extendida", explica el director general de Connecting Software.

El Internet de las Cosas es otra área de negocio en la que piensan invertir, haciendo una conexión entre el software empresarial y el mundo industrial. "Imagina que trabajas en la industria del automóvil y tienes que trabajar con varios proveedores. Las fábricas tienen que entregar piezas y garantizar su control de calidad. Pero para que esto ocurra, tienes que asegurarte de que las máquinas están operativas, y necesitas un mecanismo que detecte cualquier problema en las máquinas para dar una respuesta rápida evitando retrasos en la producción", ejemplifica. La solución que presenta Connecting Software es desarrollar una solución que alerte de que una máquina está a punto de tener un problema, con antelación, utilizando el Internet de las Cosas, para que se movilicen recursos para reparar este problema antes de que la máquina quede inoperativa.

Los incentivos de la Zona Franca eran atractivos

Connecting Software se lanzó en 2004, a través de Cross National Solution. Llegó a Estados Unidos, a través de Connecting Software Inc, a Canadá en 2016 y a Madeira en 2017.

Son socios de Microsoft, con cinco competencias de oro: Gold DevOps, Gold Data Platform, Gold Data Analytics, Gold Windows and Devices, Gold Application Development'.

La decisión de invertir en Madeira se debió a los incentivos de la Zona Franca. "Tuve una especie de depresión invernal. En Austria, tenemos cuatro meses sin sol, y hace frío. Buscábamos un lugar para vivir en los meses de invierno. Encontramos Madeira. Estuvimos aquí dos horas y decidimos que ésta era la isla. Era lo que necesitábamos", explica Thomas Berndorfer.

"Queremos traer dinero a la isla. Queremos traer dinero intelectual. Queremos traer personas y empresas estables y sostenibles a Madeira. Podemos trabajar en todo el mundo. ¿Por qué no trabajar en la isla más bonita del mundo? Queremos tener Sillicon Madeira, Sillicon Island", refuerza.