3 Ventajas de la sincronización e integración de datos en la sanidad

Dentro de la salud digital

Descargar PDF
Artículo original

Es hora de abandonar el enfoque anticuado de la recopilación, el almacenamiento y el uso de los datos, en favor de una gestión de datos más inteligente.

Se supone que la digitalización optimiza las tareas cotidianas y nos facilita la vida. Pero, ¿es siempre así? Por desgracia, no. Con diferentes cuentas, bases de datos y aplicaciones, es fácil abrumarse y cometer errores, haciendo que la tecnología sea contraproducente.

Este asunto es especialmente urgente en la sanidad, donde hay mucho en juego. Los hospitales y las clínicas presentan entornos extremadamente complejos y dinámicos. Dependen de una plétora de tecnologías y configuraciones de software para garantizar un buen funcionamiento. A través de miles de microprocesos, se exige a las personas que colaboren con eficacia, rapidez y, lo que es más importante, sin errores que puedan tener consecuencias fatales.

Invertir en infraestructurasno hace el trucomás. Sólo se puede lograr una mayor eficiencia si todos los sistemas y herramientas de software están completamente en armonía: integrados y sincronizados. De este modo, las instituciones médicas pueden ser plenamente competentes, al tiempo que se preparan para la adopción de tecnologías emergentes para entrar en una nueva era de la asistencia sanitaria.

Recogida de datos: Claridad

La ambigüedad crea confusión en la sanidad. Puede surgir a raíz de grandes adquisiciones institucionales o al implantar un nuevo software. A menor escala, las fusiones de calendarios, la información duplicada y las caóticas bases de datos de contactos también crean ambigüedad que dificulta considerablemente los flujos de trabajo.

Los profesionales sanitarios se ocupan de grandes cantidades de datos. Además de los procesos administrativos internos, gestionan el historial médico de los pacientes, la documentación de los seguros, las finanzas, los medicamentos y las historias clínicas electrónicas (HCE). Actualizar y hacer un seguimiento de varias cuentas y bases de datos sin un enfoque unificado puede convertirse en una pesadilla. La situación se agrava aún más si una institución sigue funcionando con sistemas informáticos heredados. Los errores, fallos y rutas no válidas generan muchos problemas.

Una integración y sincronización adecuadas pueden acabar con la frustración.Ver todos los datos en un solo lugar y poder controlarlos con unos pocos clics aporta orden y puntualidad. La optimización del software también añade un capa de seguridadque es un aspecto fundamental cuando se manejan datos sanitarios. Las brechas, los hackeos y los incidentes de ransomware, junto con las regulaciones como la HIPAA, tener soluciones de software claras para almacenar y proteger la información sensible es crucial.

Análisis de datos: Optimización

La claridad conseguida gracias a la optimización del software ofrece la oportunidad de recopilar y gestionar los datos de forma más inteligente. Hoy en día, la disrupción digital nos permite acceder a una cantidad de información sin precedentes. De hecho, el volumen de datos en la atención sanitaria está creciendo a48% anualmente. Navegar por esta complejidad es un reto. No cabe duda de que los hospitales que sean capaces de analizarla y utilizarla eficazmente van a tener una gran ventaja estratégica.

La adopción de big data en la sanidad tiene muchas impactos positivos. Los trabajadores administrativos disponen de más datos para ejecutar una planificación estratégica informada. Por ejemplo, pueden sincronizar los análisis de almacenamiento con su calendario para recibir alertas cuando haya que suministrar nuevos medicamentos. Los médicos pueden optimizar su la utilización de los recursos y la ejecución de los principales procesos asistenciales. Pueden programar cómodamente la disponibilidad de quirófanos o máquinas o programar turnos sin interrumpir las operaciones. Los pacientes pueden experimentar estas mejoras de varias maneras: un proceso de admisión y alta más fluido, un mejor compromiso con los proveedores de atención sanitaria o incluso oportunidades de retroalimentación.

Aprovechando los datos: El futuro

¿Y el panorama general? Una correcta sincronización e integración de datos es una inversión de futuro. Es tanto la oportunidad de evitar posibles problemas como una promesa abierta a otras tecnologías y soluciones modernas en la nube.

Por lo tanto, sirve como preparación directa de todos los procesos internos para la cuarta revolución industrial. Los proveedores de servicios sanitarios no pueden hacer oídos sordos a esta realidad. Al fin y al cabo, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, el Internet de las cosas, el blockchain y otras tecnologías emergentes son la el futuro de la industria. Y el momento de atreverse es ahora: Los "hospitales inteligentes" interconectados probablemente sea una realidad en 2020.

Implantar tecnologías avanzadas y conseguir que la gente las utilice correctamente es complicado. Aparte de la ineficacia y la ambigüedad generales, existe la posibilidad de una mala gestión, el despilfarro de recursos, la fuga y pérdida de información o incluso los conflictos interpersonales. La optimización del software representa a menudo una nueva oportunidad. Para lograr una mayor claridad y una mejor recopilación de datos, los proveedores de servicios sanitarios no deberían dudar en dar un paso hacia el futuro con soluciones que integren y sincronicen sus datos.

Emprendedor en serie con más de 20 años en TI, Thomas Berndorfer tiene una amplia experiencia en aliviar a las organizaciones sanitarias del dolor de la integración, la sincronización y los procesos de TI. Es director general de Connecting Software. Navegue por la transformación digital con confianza.